Web Oficial de Esperanza Gracia
 
 
¿Olvidó su contraseña?
Cancelar

Categoría 21 Diciembre 2015

Noche del solsticio de invierno: Noche de los deseos

El 21 de diciembre el Sol entra en el signo de Capricornio y da paso con el solsticio de invierno a la estación más oscura del año.

La noche del 21 al 22 de diciembre será la noche más larga y también una de las más mágicas y esotéricas, perfecta para meditar y pedir deseos.

Solsticio significa “sol inmóvil”. Se podría decir que el solsticio de invierno marca el momento en el que el tiempo se detiene. Por ello, todo a nuestro alrededor invita al recogimiento, a la reflexión, a la meditación. Mientras que el solsticio de verano nos invita a la acción, quemando todo lo que nos impide ser felices, ahora no es momento de actuar, sino de reflexionar sobre lo que anhelamos, sobre lo que queremos que nos ocurra en el futuro.

Con la llegada del solsticio de invierno, experimentaremos una revolución interior que nos ayudará a decidir lo que deseamos apartar de nuestra vida y lo que queremos que permanezca.

El solsticio de invierno es la fiesta del nacimiento de la luz, de la creación, de la vida. De hecho, en la antigüedad, al solsticio se le llamaba puerta, porque pensaban que este acontecimiento astrológico abría la puerta que conecta el Cosmos, la energía universal, con la Tierra. Por eso, se llevaban a cabo rituales mágicos con el fin de atrapar esa energía.

Cuenta la leyenda que el día 21 de diciembre el espíritu de la Navidad baja a la Tierra para transmitirnos alegría, paz y abundancia. Y lo hace ese día porque es mágico, porque flota en el ambiente algo sobrenatural, algo que no puede explicar nuestra razón, pero que podemos percibir. Es como si durante la noche del 21 al 22 de diciembre, el Cosmos dejara entrar un soplo de aire cargado de energía renovada.

Atrapemos esa energía mágica y misteriosa que encierra la noche del solsticio de invierno y pidamos al Cosmos un deseo. Y que el espíritu del amor y la armonía que flota en el ambiente nos sirvan para cerrar heridas, zanjar viejas rencillas y atar lazos profundos de amistad.

Sencillos rituales:

Como la mágica noche del 21 de diciembre es una noche para encontrar la luz, el camino hacia la felicidad, es muy importante la figura del fuego. Por ello, podemos decorar nuestra casa con velas, encender incienso…

También podemos colocar un pequeño altar en una habitación de nuestra casa con algún sencillo talismán, como ramitas de romero, piedras de cuarzo, monedas, granos de pimienta…

Éste será un momento ideal del año para soñar, para atrevernos a desear cosas nuevas y para recobrar las esperanzas, quizá perdidas en los últimos tiempos…

¿Te gusta esta página? Recomienda este sitio en tus redes sociales